Reconstrucción del ligamento cruzado anterior en niños preadolescentes con técnica extrafisaria intra y extraarticular con autoinjerto de bandeleta iliotibial

  • Luis Alfonso Pinzon Cirugía de rodilla y artroscopia hospital de San José
  • Diana Gómez Cirugía de rodilla y artroscopia hospital de San José
  • Eiber A. Sanabria Cirugía de rodilla y artroscopia hospital de San José
  • Carlos W. Mosquera Cirugía de rodilla y artroscopia hospital de San José
Palabras clave: Ligamento cruzado anterior, esqueleto inmaduro, evaluación de Tanner, riesgo fisiario

Resumen

Introducción: el propósito de este trabajo es hacer una evaluación retrospectiva clínica, funcional e imagenológica de una serie de pacientes con esqueleto inmaduro Tanner I y II intervenidos quirúrgicamente mediante la técnica de preservación fisaria de reconstrucción extra e intraarticular con autoinjerto de bandeleta iliotibial, técnica de Micheli. Evaluar si existieron alteraciones del crecimiento o angulares relacionadas con la cirugía.

Materiales y métodos: se analizaron un total de veintidós rodillas en veinte pacientes con edad ósea promedio de 10.1 años y un seguimiento promedio de 5.6 años. Se realizó una evaluación clínica de movilidad, estabilidad incluyendo artrometría KT-1000, escalas funcionales y valoración por imágenes de discrepancia de longitud de miembros inferiores, alteraciones angulares y evaluación de integridad por resonancia magnética.

Resultados: no hubo déficit de la movilidad con respecto a la rodilla contralateral, el test de Lachman, Pivot shift y la evaluación con KT-1000 fue normal en el 91, 95 y 95% de los pacientes, respectivamente. Se presentaron dos re-rupturas del injerto (9%). No hubo deformidades angulares del fémur o tibia ni discrepancia longitudinal de las extremidades inferiores. Las escalas funcionales mostraron un IKDC de 95.4 y un IKDC pediátrico de 92.3 en los pacientes a los que se les alcanzó a aplicar esta escala. Lysholm de 94.1 y un Tegner de 7 con un retorno al mismo deporte o actividad que causó la lesión del 90%. En la evaluación por resonancia magnética, el 100% de los pacientes que no presentaron re-ruptura tuvieron integridad del injerto.

Conclusión: el procedimiento quirúrgico es seguro, reproducible, restaura la estabilidad anteroposterior y rotacional de la rodilla, sin causar alteraciones del crecimiento en este grupo poblacional, obteniendo excelentes puntajes en las escalas de valoración subjetivas, y un alto índice de retorno deportivo con un porcentaje menor de re-rupturas.

Publicado
2021-04-13
Sección
Artículo Original